Hola!

Permíteme que me presente: soy Princess. Bueno, antes me llamaba así, pero era muy cursi, ahora me llamo Cristina, Tina para los colegas.

El día que vinieron a por mi, me presentaron a un dos patas que se llama papá y una dos patas que se llama mamá, y también a otra peludita que se llama Nala, pero en verdad casi nunca la llaman así, la llaman gorda, gordita, fea, chucha… mamá le dice de todo, pero de alguna manera, mamá y ella tienen un lenguaje secreto y se entienden aunque no hablen… es sorprendente!

Yo también aprenderé!

Ese día yo estaba muy asustadita y cuando me metieron en el coche me puse muy malita y vomite mucho e hice muchas cacas raras así que me llevaron al médico de perros y nos analizaron a las dos y vieron que yo tenía unos parásitos (giardia) que podría haberle contagiado a mi amiga Nala, así que nos están dando medicinas a las dos.

A Nala no le importa que se las de mamá así que yo dejo que me las de mamá, pero a papá lo correteo… jijijiji

La médico de perros también me reviso todo todo todo y dijo que era un mes más pequeñita de lo que decían así que sólo tengo 1 vacuna y sólo puedo pasear por donde no haya perros… Y eso es fastidioso…

Como soy tan peque, y me estoy portando tan bien no me riñen nada y me gusta jugar con mamá (le muerdo los dedos y las manos y se pone nerviosa y me da juguetes). Así que por ahora la que me enseña las normas de la casa es Nala.

Sólo salgo una vez a la mañana, que papá me lleva en brazos al pantano (4km) donde no van perros y ahí juego con Nala y si Nala juega a la pelota la persigo… aunque se baje por un barranco y yo lo ruede abajo…

Pero cuando llegó a casa bebo agüita y luego me baño en el cacharro del agua… jijijiji

Mis papis dicen que siempre es mejor adoptar porque salvas vidas y la verdad, con lo mal que yo lo he pasado, estar aquí y sentirme protegida y mimada es algo que no se puede pagar.

Miwuki les ayudó poniendo mi foto en Internet, porque me estuvieron buscando por muchas partes y fue mamá la que me miró la carita y dijo “mira Jonny, está es nuestra peke”.

Y siempre animan a adoptar, de hecho han sido casa de acogida mucho tiempo.

Yo aquí me adapto genial. Duermo cuando quiero, como cuando quiero, estoy creciendo a la velocidad de la luz, Nala me deja todos sus juguetes y me enseña lo que no puedo hacer en casa. La única cosa que me he dado cuenta es que Nala es muy protectora con mamá, aun así ella me da mimos y juega mucho conmigo… incluso me deja dormir en su cama!