perrito-de-la-pradera

Datos de interés del perrito de la pradera

Frecuencia cardiaca Entre 83 – 318 pulsaciones por minuto
Frecuencia respiratoria Entre 90 – 150 respiraciones por minuto
Temperatura corporal Entre 36 – 39 Cº
Peso adultos Entre 700 gramos a 2,3 Kg
Temperatura ambiental Entre 20 – 22 Cº
Longevidad Entre 8 – 10 años
Vida social Los perritos de la pradera son animales sociables y necesitan estar con otros cobayas.
Actividad Su actividad diaria es fundamentalmente diurna, aunque se muestran más activos a primeras horas del día y al atardecer.

 

Generalidades del perrito de la pradera

Alimentación La base de la dieta será el heno y las verduras de hoja ofrecidas a diario, puntualmente fruta y semillas (granos), limitando la cantidad de frutos secos.
Alimentos prohibidos Frutos secos, legumbres, ajo, cebolla, puerro, patata, aguacate, lechuga iceberg, coliflor, alimento para perro o gato, alimentos cocinados, carne, avena procesada, quesos y lácteos en general, fruta en conserva o en almíbar, chocolate, las hojas del tomate, hojas de té, hojas o tallos de bambú, flor de pascua, esparraguera, belladonna, hongos, orquídeas, rododendros, hiedras, helechos, cactus, clavel, geranio, ricino, muérdago, prímulas, ficus, narciso, enebro, roble, amapolas, cannabis, aloe vera, bulbos, violeta y tejo.
Agua Debe tener siempre agua limpia a su disposición que debe cambiarse al menos cada dos días.
Alojamiento Una jaula de varios niveles le hará muy feliz, pero sobre todo deben de tener un refugio, ya que son muy tímidos y sobre todo al principio quieren pasar algún tiempo escondidos.
Higiene Los perritos de la pradera son animales muy limpios, por lo que evitaremos el baño a menos que sea estrictamente necesario.

 

Vacunas en el perrito de la pradera

Los perritos de la pradera no necesitan vacunas.


 

Reproducción del perrito de la pradera

Madurez sexual A los 2 – 3 años
Tipo de estro Monoestrico estacional (enero-abril)
Duración del estro 2 – 3 semanas
Duración gestación Entre 34 – 37 días
Tamaño medio de la camada De 2 – 10 crías
Peso al nacimiento Entre 15 – 20 gramos
¿Cuando abren los ojos y las orejas las crías? A los 233 – 37 días
¿Cuando dejan de tomar leche de la madre? A los 6 – 7 meses

los-perritos-de-la-pradera_mpoy3

Alimentación del perrito de la pradera

Una dieta inadecuada (por alimentos demasiado ricos) lleva irremisiblemente al animal a la obesidad y a desarrollar problemas respiratorios y cardiacos, llegando incluso a morir antes de alcanzar los 3 años de vida.


    La dieta de un perrito de las praderas ha de estar compuesta por forraje verde y seco (heno), libre de substancias químicas, medicamentos o pesticidas, un poco de pienso para roedores (no medicado, no es necesario suplementar con vitamina C), vegetales de hoja verde  y hortalizas (batatas, calabaza sin semillas, habas verdes, zanahorias, brécol… están entre las preferidas).

    Puede añadirse al alimento un compuesto polivitamínico mineral si se desea. El forraje verde puede incluir las raíces de las plantas, siempre y cuando se les haya retirado toda la tierra.

    Se le puede dar a manera de dulce dos pasitas a la semana, nunca hay que darle ninguna parte verde de las patatas porque es tóxico para ellos al igual que ningún alimento frito.

    Ocasionalmente puedes darle a tu Perrito de la Pradera alimento seco para perros (Croquetas), galletas, fruta y cereales secos. Les encantan los cacahuates y la nueces pero hay que dárselos con moderación para cuidar su salud.

    Cuidado con la alfalfa, no les sienta nada bien a estos roedores. En ningún caso debería exceder el 25 % del total de la dieta del animal, y es mejor evitarla (vigilar la composición de los piensos). Su apetito a veces puede ser algo caprichoso, lo que aceptan hoy pueden rechazarlo mañana, de hay que sea importante proporcionarles una dieta muy variada.

    Existen piensos específicos para los perritos de las praderas, pero dudamos de que estén disponibles fuera de Estados Unidos y Canadá. Siempre han de disponer de agua fresca y heno a su disposición.


 

Alojamiento del perrito de la pradera

La jaula destinada a uno de estos animales deberá tener unas dimensiones mínimas de 1 m. de largo por 60 cm. de ancho al menos 70 cm. de altura para un animal. Una pareja necesitará el doble de superficie aproximadamente (120 cm2). El tamaño de la malla a emplear en el alojamiento de unos perritos de las praderas no ha de ser superior a 1,25 cm. Es preferible una jaula de malla a una de barrotes. El suelo no ha de ser de barrotes sino sólido, puesto que de otra manera, estos animales acostumbrados a moverse por un suelo “sólido” terminan por desarrollar problemas a nivel de sus pies.

 Es conveniente que nuestro perrito de la pradera viva bajo techo, si es posible en una jaula de varios niveles con el piso de metal para que sea mas fácil la limpieza de la misma. Estas jaulas de multiniveles simulan las madrigueras en las que acostumbran vivir, además de que le permite moverse y tener espacios propios como si fueran los cuartos de sus casas. En especial les gusta estar en el nivel mas bajo de su jaula donde ellos se sienten seguros y pueden dormir en el fondo de la misma.

La jaula ha de contar con una puerta lo suficientemente grande como para permitir pasar al animal sin problemas ni estrecheces.

Muchos propietarios de estos roedores no usan ningún tipo de substrato en su jaula, pero si se quiere tener uno, no debemos usar nunca viruta de madera, panocha de maíz… u otros elementos susceptibles de causar irritación en el delicado sistema respiratorio de estos roedores.

Podemos utilizar papel de periódico cortado en tiras (sin tinta de colores) o una capa de papel de cocina. Los bordes inferiores de la jaula pueden cubrirse o introducirse toda la jaula en una bandeja de dimensiones adecuadas para evitar que pueden caer fuera restos.

Nuestros perritos de las praderas van a necesitar una serie de equipamientos en su jaula.
Un refugio en el que dormir y al cual poderse retirar a descansar es esencial para estos animales. Podemos usar diversos elementos para construirlos, pero un tiesto de barro lo suficientemente grande como para que nuestra mascota se construya un confortable nido, con una apertura adecuada para que acceda a él (unos 12 x 12 cm. aproximadamente) y cuyo interior este más o menos oscuro va bastante bien. Para que nuestro pequeño amigo se sienta a sus anchas tendremos que suministrarle un material para su nido. Lo mejor y lo más recomendable sin duda alguna es heno de buena calidad, que no este polvoriento ni mohoso.

Una reja para el forraje y dos comederos de base ancha para evitar vuelcos, de acero inoxidable o barro cocido uno para los vegetales y el otro para el pienso y otros alimentos secos (semillas y pienso para perros) constituirán el equipamiento alimentario.

Así mismo han de disponer de un bebedero de botella, con el chupete de acero inoxidable y la botella situada por fuera de la jaula. Si no saben usarlo, deberemos proporcionarles un cuenco con agua que se limpiará y rellenara a diario en lo que aprenden.

Aprenden a usar una bandeja de arena como mucho con 5 meses de vida, debido a que en su medio natural ya tienen cámaras específicas para hacer sus necesidades. Necesitan un recipiente adecuado con unos 5 cm. de arena fina al que puedan acceder con facilidad para hacer sus necesidades. Generalmente vuelven a esta bandeja para depositar sus heces cuando permanecen sueltos si es que pueden acceder a ella, pero a veces (aunque raramente) están tan interesados en algo que se “olvidan” y ocurren accidentes, no obstante las heces son pequeñas bolitas secas, y su limpieza no es ni mucho menos problemática.

Como elementos lúdicos, podemos proporcionarles un sistema de tubos de PVC acodados, con un diámetro de 11 – 12 cm. que simulen un sistema de galerías. Así mismo necesitan elementos para roer como ramas de árbol (abedul, manzano, peral, sauce…) no tóxicas y no tratadas, elementos atóxicos de madera, bloques para roer…

Se encuentran a gusto en un rango de temperaturas de entre 20 y 30 grados centígrados, pero pueden sobrevivir dentro de unos valores más amplios (sobre todo en lo referente a temperaturas bajas).

Una rueda de ejercicio (como las que se venden para hurones) siempre es un elemento recomendable para el alojamiento de los perritos de las praderas.
Cuidado, tienen tendencia a roer todo lo que hay a su alcance.


 perrito-de-la-pradera-I-e1402510375408

Cuidados del perrito de la pradera

Se trata de un roedor, así que, al igual que a los conejos, hay que proporcionarles siempre algo para roer, principalmente heno aunque también aprecian la hierba fresca para roedores. Su alimentación se completa con pienso específico y con agua a su disposición todo el día.

Viven en una jaula y se les puede dejar salir, pero con precaución ya que son pequeños y se pueden esconder en cualquier sitio, así que hay que escoger bien el espacio en el que se les suelta. En la jaula debe de haber un lecho de madera ecológica para sus necesidades, mejor si se le añade corteza ya que esta absorbe los olores.

Una jaula de varios niveles le hará muy feliz, pero sobre todo deben de tener un refugio, ya que son muy tímidos y sobre todo al principio quieren pasar algún tiempo escondidos.

Si los criamos desde que son muy pequeños, mejor antes de cumplir los cuatro meses, pueden aprender algunos trucos y algunos incluso identifican su nombre y responden cuando se les llama.

 

2016-06-07T18:03:55+00:00